Chismes de Internet


¿PORQUÉ NO ES APROPIADO COMPARTIR O POSTEAR CUALQUIER TIPO DE INFORMACIÓN EN INTERNET?

 

¡Qué tal estimadas Mamitas Chulas! Estamos muy contentos por acá, y muy agradecidos por su participación en nuestras encuestas, y en la Expo Mujer Pachuca 2017, en la que tuvimos el placer de platicar con algunas de ustedes acerca de la lactancia materna, y por supuesto de mostrarles nuestros productos.

¡De verdad muchas gracias!

 

Todas sabemos que vivimos en una época formidable en la que tenemos al alcance de un click, el poder de expresar nuestras opiniones, de comunicarnos con personas que están muy lejos, o simplemente comentar acerca de algo con lo que tenemos empatía, de manera instantánea. El internet y las redes sociales, llegaron para cambiar nuestro modo de comunicarnos, y eso es algo padrísimo.

Pero, no todo es miel sobre hojuelas…

Resulta que en el momento en el que la información se convierte en instantánea, también las informaciones falsas lo hacen.

Existen en la actualidad, tantas páginas, tanta información, que creo, que si con ellas hiciéramos un caminito, llegaríamos a Plutón o incluso más lejos.

Las redes sociales nos ofrecen entretenimiento, sensación de empatía, y un medio para expresarnos. Ciertamente y citando a un buen amigo, quizás no sea tan buena idea postear todo lo que se nos viene a la mente… Ya que los estados de ánimo de las personas pueden ser variables, y escribir algo sin meditarlo de manera apropiada, puede afectar personas, puede herir susceptibilidades y si, ciertamente en ocasiones el que queda mal es quien escribió el post.

Primero hablemos de los conocidos “haters”. Haters es un vocablo anglosajón que significa algo así como “odiadores”, y se refiere a personas que toman como personal, el hecho de contradecir un punto de vista con el que no están de acuerdo, incluso llegando a los extremos de insultar o agredir verbalmente a la persona que emite esa opinión diferente de la que ellos profesan.

Primero que nada: Debemos saber que los comentarios que se vierten en las redes sociales, los blogs y los chats no son en ningún momento juicios ni asambleas en las que forzosamente se tenga que aceptar nuestra opinión como verdadera, y desde luego, debemos entender que carecen en la gran mayoría de los casos de validez legal e incluso moral. Es decir, uno puede externar su opinión  respecto de un tema, y finalmente quienes deciden el valor que se le da a determinada opinión, serán los internautas con los que se esté interactuando. Y eso depende de muchos factores, en los que se incluyen sus creencias, sus estudios, sus relaciones interpersonales, el medio en el que se desenvuelve, etc. Así que este tipo de situaciones, jamás deberán tomarse como una lucha personal. Cada quien tiene el derecho de tener la opinión que crea mejor. Incluso si tú crees que tu opinión tiene los fundamentos científicos, o religiosos, o del tipo que sea, que sean suficientes para hacerla cierta; bueno, pues aún así, deberás ser lo suficientemente inteligente como para aceptar que otras personas vean las cosas de manera diferente que tú, o tengan una opinión distinta a la tuya. Eso se llama tolerancia, y al tenerla, das a entender que eres una persona inteligente. Esto aplica para la vida también.

En segundo lugar: Hablemos de los posts con información falsa. Existen páginas que promueven información inapropiada, y que en cierto momento sí pueden llegar a generar consecuencias. En relación a esto; cuando tú compartes algo, los internautas dan por hecho que tú crees en lo que acabas de postear.

Antes de compartir cerciórate de que la información provenga de una fuente confiable, de preferencia fuentes oficiales o reconocidas. No compartas información que no tenga sustento, pues quizás no sea cierta.

Reflexiona acerca de la utilidad de la información que vas a postear.

No compartas chismes en internet. Eso es de muy mal gusto. Hablar mal de personas en internet de manera directa o indirecta, habla muy mal pero de quien lo postea… No llenes tu muro de quejas, ni personales, ni de otro tipo. Como dije al principio, llenar tu muro con estados de ánimo de frustración o enojo, y peor aún cuando provienen de una información incierta o de un chisme, te hace ver como una persona insegura, y desde luego como alguien que no sabe controlar sus emociones, y créeme que quien quedará mal serás tú. Sin mencionar el hecho de que casi todos los chismes terminan siendo información errónea o mal interpretada, o de plano falsa.

Medita antes de postear, no todo lo que piensas debe salir en el momento en el que lo piensas, ya que puedes generar problemas a terceros, a ti mismo y desde luego a las personas a quienes involucras.

Las redes sociales son un medio fantástico de comunicarnos y de expresarnos; pero depende de nosotros que sea utilizada de manera apropiada, pacífica y ecuánime. Recuerda que todos podemos controlar lo que nos viene de adentro, pero no podemos controlar a quienes nos rodean. Citando unos párrafos del libro “Los Sueños de Raquel”, cuando uno lanza una piedra, uno puede controlar cómo la va a tirar, los movimientos de la mano, la fuerza con que la va a tirar, pero una vez lanzada, ya no depende de nosotros el sitio que vaya a golpear.

Les mando un abrazo fuerte a todas. Las invito a seguir en contacto con nosotros, a seguir probando y utilizando nuestros productos; y estén atentas, que muy pronto las vamos a sorprender con el lanzamiento de nuestro nuevo producto, que al igual que los demás, está #hechoenhidalgoconamor.

¡Hasta la  próxima!

 

Dra. Sandra E. Pérez Monter

Directora General de Mamita Chula