La Menstruación

Hola Mamitas Chulas! Les mando un saludo muy afectuoso, esperando que todas se encuentren bien.
El día de hoy me animé a escribir este pequeño artículo, estando sentada en mi consultorio. Y el motivo fue, que después de haber dado algunas consultas en las que me di cuenta de que algunas pacientes desconocen partes básicas del funcionamiento de nuestro cuerpo, reflexioné acerca de lo que a mí en particular me enseñaron en la escuela, digamos que hice un resumen más o menos objetivo de lo que yo aprendí en la primaria, secundaria y bachillerato. Y bueno, pues siendo honesta, me di cuenta de que yo aprendí bien acerca de nuestro funcionamiento hasta que empecé la carrera de Médico Cirujano cuando cursé Fisiología Humana y no en la educación previa.
Es obvio que un médico debe dominar estos temas; pero creo que es muy importante que la población en general conozca lo que hace su cuerpo, porque así, podrá darse cuenta cuando algo no anda bien, antes de que los síntomas ya sean muy obvios o bien, podrá entender mejor alguna enfermedad que pudiera llegar a padecer, y por consiguiente podrá apegarse mucho más a algún tratamiento y tener éxito con él.
Comencemos por lo básico:
Una mujer comienza a menstruar entre los 12 y los 13 años de edad; a este episodio en la vida de una mujer se le llama MENARCA (primera menstruación en la vida de una mujer) y es el inicio de la VIDA REPRODUCTIVA, o bien, el periodo de tiempo de nuestra vida en la cual podemos CONCEBIR HIJOS.
La menarca puede presentarse antes o después de los 12 o 13 años y puede considerarse normal. Es bien sabido que muchas niñas pueden llegar a tener su primer periodo menstrual desde los 10 años, y se considera normal, eso habitualmente depende de muchos factores, pero la alimentación es uno crucial, ya que la primera menstruación depende en parte de la cantidad de grasa que acumule una niña. También puede suceder lo contrario; que la menarca haga su aparición después de los 13; se puede decir que se considera normal que llegue hasta los 16 años, si es que han aparecido los caracteres sexuales secundarios; tales como aparición de vello púbico y axilar o desarrollo de las mamas (senos). Si alguna mami, detecta en su niña algún patrón que se salga de este contexto, deberá visitar al pediatra o al ginecólogo.
Ahora bien, ¿porqué menstruamos?
Bueno pues quiero decirles que la finalidad primordial del ciclo menstrual es la de tener listo un óvulo para poder ser fecundado por un espermatozoide cada mes. Es decir, perpetuar nuestra especie.
Ese pequeño suceso, que es microscópico; es la razón por la que decenas de sustancias interactúan de manera simultánea cada mes dentro de nuestro cuerpo.
Para entender esto debemos saber algunas cosas muy sencillas, primero que nada el aparato reproductor femenino se compone principalmente por útero, cérvix, ovarios, trompas de Falopio, vagina y vulva.

 

Los ovarios son las gónadas femeninas, que son la parte del aparato reproductor que se encarga de producir o albergar en nuestro caso los gametos o las células de la reproducción, que en nuestro caso son los óvulos u ovocitos y en el de los hombres son los espermatozoides. Y también se encargan de producir hormonas, que en las mujeres principalmente son los estrógenos.

El útero o matriz es el órgano que sirve para albergar un óvulo fecundado para que al cabo de 40 semanas se desarrolle en un nuevo individuo. El cérvix o cuello del útero es un órgano que funge como la entrada al útero, y tiene un rol importantísimo en el momento del parto.

Las trompas de Falopio son dos tubos que sirven para transportar a los óvulos del ovario al útero. La vagina es nuestro órgano para el coito, donde el pene deposita el esperma, y la vulva es la parte externa de nuestro aparato reproductor, que igualmente tiene funciones copulativas.

Todos ellos son orquestados por un sistema muy complejo de unas sustancias que se llaman HORMONAS. Las hormonas que dirigen todo este proceso son principalmente dos hormonas que se producen en el interior de nuestro CEREBRO en una pequeña glándula llamada HIPÓFISIS, y son la HORMONA LUTEINIZANTE Y LA HORMONA FOLÍCULO ESTIMULANTE. Estas dos hormonas interactúan a su vez con las hormonas que producimos en nuestros ovarios para poder dar lugar a la ovulación.

Para entender esto un poco mejor, imagínense que nuestro aparato reproductor es como un reloj. Desde luego que todas hemos visto el mecanismo de un reloj, ¿cierto?

Dentro, tiene muchos pequeños engranes que embonan todos entre ellos, y que al girar, si lo hacen de manera perfectamente sincronizada, harán a las manecillas girar y dar las horas.

Ahora imaginen que nuestro reloj, al dar las 12:00 en punto, hará que haya una OVULACIÓN.

 

 

Para que eso ocurra, todos nuestros engranes deben funcionar a la perfección; ahora imaginen también que cada engrane representa a una hormona o a una parte del aparato reproductor femenino.

 

Si lo piensan, los engranes de los relojes avanzan todos al mismo tiempo para que den las 12, y así lo hacen nuestras hormonas y nuestro cuerpo para que podamos OVULAR aproximadamente cada mes.

Cada mes aproximadamente en ambos ovarios se reclutan varios ovocitos (óvulos) y gracias al estímulo de las hormonas, estos comienzan a desarrollarse. Es un mito que un mes ovulemos de un lado y el que viene del otro. Lo que ocurre es que el óvulo que tiene mejor calidad, es el que es ovulado sin importar en qué ovario haya sido madurado, y será el que tenga la oportunidad de convertirse en un bebé, si llega a ser fecundado.

Y ya que estamos hablando de eso, queda perfecto decirles que los ciclos menstruales se consideran normales y regulares cuando duran de 25 a 35 días. Es decir que entre una menstruación y otra, puede haber de manera normal de 25 a 35 días, o  para que me entiendan: una mujer no tiene que menstruar los mismos días de cada mes, ni exactamente cada 28 días para ser regular.

Para entender esto, primero tenemos que saber que cuando un médico te pregunta ¿Cuándo fue tu último período? Debes responder cuál fue el primer día del último período que tuviste. Sí, así tal y como lo oyes; el primer día de todos los ciclos menstruales, siempre es el primer día del período, no el último que hayas reglado. Siempre, siempre la fecha de ultima menstruación, será el primer día de la última regla que hayas tenido.

Acá un ejemplo:

MAYO 2019

Ahora bien, los ciclos no tienen que ser de 28 días todas las veces para considerarse regulares o normales. Como ya te he platicado, los ciclos menstruales se consideran normales cuando entre cada regla hay de 25 a 35 días; recuerda que para esto no tienes que considerar todos los días que dura el período (no te hagas bolas) sólo considera el primer día.

Así que cuando un médico te pregunte si eres regular, cuenta cuántos días hay entre el primer día de un período, y el primer día del periodo que le sigue, si no son iguales, cuenta de otros dos y haces un promedio.

Por ejemplo:

María José menstruó el 13 de diciembre, el 14 de enero, el 13 de febrero, el 14 de marzo, si se fijan, no todos sus ciclos duran 28 días:

  • CICLO DE DICIEMBRE A ENERO DURÓ 32 DÍAS
  • CICLO DE ENERO A FEBRERO DURÓ 30 DÍAS
  • CICLO DE FEBRERO A MARZO DURÓ 28 DÍAS

Y así María José es regular, porque tiene periodos que no exceden de 35 días ni se adelantan a 25 días.

En cuanto a la duración del período, se considera normal una duración de 2 a 7 días, en los que habitualmente los primeros dos días son discretamente más abundantes.

¿Cuál es la cantidad normal de menstruación? La cantidad puede variar de 50 a 100 mililitros en total, casi todas las mujeres en promedio menstrúan una cantidad de 80-90 ml. Aproximadamente una toalla sanitaria desechable promedio puede absorber hasta 25 mililitros en su máxima capacidad. Si tú te fijas, los días de mayor sangrado podrías haber tenido una pérdida de 50 mililitros, pero los días en los que hay poco sangrado, pueden ser 10 mililitros o menos por día.

Habitualmente a las mujeres se nos hace que estamos perdiendo mucho, pero en realidad de manera normal no es tanto. Sin embargo, si tú notas que el sangrado hace que la toalla se desborde e incluso llegue a tu ropa con frecuencia, y que tengas que cambiarte con mucha periodicidad ante la cantidad de sangrado, debes buscar a un ginecólogo.

Y a todo esto, ¿Qué es lo que menstruamos?

Recordemos nuestro reloj, dijimos que a las 12 en condiciones normales, es decir a la mitad de cada ciclo, hay una ovulación. Mientras en el ovario se lleva a cabo el proceso de selección, maduración de ovocitos (óvulos) y ovulación; de manera simultánea en el útero o matriz, se prepara todo para la llegada de un óvulo fecundado. Recordemos que todo esto tiene la finalidad de hacer bebés. Esa preparación consiste en la maduración del revestimiento interno del útero llamado ENDOMETRIO, que es un tipo de tejido que servirá para que un óvulo fecundado o huevo haga su “nido” y forme su saco o bolsa amniótica y placenta. El endometrio es como un colchoncito en el que el huevo se implantará durante los 9 meses o 40 semanas que dura el embarazo.

Pero cuando el óvulo no es fecundado, el endometrio entonces se cae o despeña de su lugar originando esa pequeña hemorragia que conocemos como regla; el próximo mes, volverá a crecer y a madurar, y si no hay fecundación, nuevamente se despeñará, y así sucesivamente cada mes de nuestra vida reproductiva.

Finalmente les quiero decir que nuestra vida reproductiva tiene un final. Este es la Menopausia, que es como llamamos a la última menstruación en la vida de una mujer. Esto nos ocurre porque tenemos una reserva de ovarios finita, es decir que no producimos óvulos nuevos a lo largo de nuestra vida, más bien usamos la reserva de ovocitos con la que nacemos, porque nosotras llegamos al mundo con la cantidad de ovulitos que tendremos durante toda la vida. Esto conforma nuestra RESERVA OVÁRICA. Cada mes con el proceso de ovulación, vamos gastando ovocitos y es por eso que cuando estos se acaban, dejamos de menstruar y alcanzamos una etapa de la vida que se conoce como CLIMATERIO, y que habitualmente llega aproximadamente a los 48-55 años de edad.

De tal manera que es importante que ustedes conozcan estas pequeñas pero importantísimas situaciones que acontecen cada mes dentro de nuestro cuerpo, para que sepan identificar cuando hay alguna anormalidad en los patrones del ciclo menstrual y busquen ayuda médica de manera oportuna.

Recuerden utilizar productos de protección menstrual reutilizables, como la copa menstrual o las toallas de tela. Seamos responsables, cuidemos al planeta, no nos toma más que unos minutos y el beneficio es para todos.

Les mando un abrazo afectuoso. ¡Hasta la próxima!

 

Dra. Sandra Pérez Monter

Gineco-Obstetra/Especialista en Menopausia

Directora General de Mamita Chula